Dile adiós a la resistencia al cambio y logra eso que tanto deseas

`Estoy en el ritmo y la corriente de la vida siempre cambiante´, Louise L. Hay El conocimiento es el primero paso para la curación o para el cambio, cuando tenemos algún patrón debemos reconocerlo para poder cambiarlo, nuestro despertar puede llegar con un amigo, una clase, un libro, una película, etc. Muy a menudo nuestra […]

Foto: Internet

`Estoy en el ritmo y la corriente de la vida siempre cambiante´, Louise L. Hay

El conocimiento es el primero paso para la curación o para el cambio, cuando tenemos algún patrón debemos reconocerlo para poder cambiarlo, nuestro despertar puede llegar con un amigo, una clase, un libro, una película, etc. Muy a menudo nuestra primera reacción ante esas ideas diferentes no son muy positivas.

Llegamos a creer que es algo tonto o que suena demasiado fácil, pero esto pasa porque nuestra resistencia es fuerte, pero en el fondo esta reacción es el primer paso para lograr el cambio que tanto necesitamos en nuestras vidas.

Las cosas que son difíciles para nosotros son únicamente las lecciones que tenemos que aprender, pero ¿cómo trabajar nuestra resistencia al cambio?

Foto: Internet

No tiene que ver con la fuerza de voluntad: pues todo aquello que tratamos de liberar en nuestra vida solo es un síntoma, si trabajamos únicamente en remediar el síntoma cuando dejemos la disciplina el problema regresará.

Disposición para liberar la necesidad: Debe haber una necesidad en ti sobre esta situación, reflexiona ¿qué beneficios tienes de esto que estas viviendo? Una de las primeras cosas que tienes que trabajar es liberar la necesidad oculta detrás del problema. Un ejemplo de esto es cuando yo enfermo todos me cuidan, esta es mi necesidad de atención, un beneficio que obtengo al estar enfermo.

Soy indigno genera postergación: Si uno de mis sistemas de creencias me dice que no soy digno, no importa cuanto trabaje nunca lograre mi objetivo, una parte muy importante es saberme digno sobre lo que deseo para poder ver el cambio en mi vida.

La autocritica no da al blanco: La energía mental debe dedicarse a liberar todo lo viejo y crear nuevos patrones de pensamiento, si eres una persona que se enoja consigo misma, que se critica por todo y se siente culpable no podrás lograr el cambio en ti. Se amable contigo mismo, se paciente con tu proceso, comienza a amarte y aprobarte, a tratarte con amor y más fácil lograrás ese cambio.

Fuente: Louise L. Hay

Comentarios

Comentarios